domingo, 19 de enero de 2020

Poemas de Dinorah Gutiérrez

Poemas de Dinorah Gutiérrez
con traducciones al francés y al inglés

Plenilunio

He cosido mis poemas a la luna
para que lleven mi canto
alto, lejos, fuerte
para que iluminen tu rostro
mientras le miras
por si le encuentras en la noche fresca
ahora que estoy plena,
ahora que es de plata
la luz que baña mi cordillera


Pleine lune

J'ai cousu mes poèmes à la lune
afin qu'ils portent ma chanson
haut, loin, forte
afin que mes poemeséclairent votre visage
pendant que tu regardes la lune,
au cas où tu trouves mon chant dans la nuit fraîche
maintenant que je suis un être complet,
maintenant que c'est de l'argent
la lumière qui baigne ma montagne



Sincronicidad en tres tiempos

I

Ni dos kilómetros
ni muros
ni adoquines en la vereda
la rueda giraba acomodando todas las piezas

Un encuentro  casual… en apariencia.
Lo supe,
manzana que embriagaba a solas
Fuiste  azul,
       ave de otro tiempo,
siglos…
      fluido ilimitado en el  momento justo

Fuimos tormenta eléctrica
río desbordado
un aire fresco  que estorbaba
Un rumor de verdad en el aliento
¿A quién más le importa?
Lo supimos
                                                    

Synchronicity in three times

I

Not even the two kilometers
northe walls
northe cobblestones on the sidewalk
the wheel rotated smoothly
accommodating all the pieces

Apparently it was a casual encounter...
I knew it,
thatapple that intoxicated itself
You were a blue
       bird of another time,
ofother centuries…
      theunlimited fluid at the right moment
We were a thunderstorm
an overflowing river
a fresh breeze that impeded all,
a rumor of truth in ourrespiration
Who else cares?
Only we knew


II

Te pensaba...
esa tarde te pensaba intenso
           el Nessum Dorma sonaba desde la
garganta de Luciano en la radio
mientras  te tocaba con mis recuerdos

Te ví de reojo junto a mi
Y te robé un beso          cuando te convertías en humo
Pero  no alcancé tu sombra
con mis labios de arena


II

I thought of you...
I thought of you intensely that afternoon
 while on the radio the aria Nessum Dorma sounded
from Luciano's throat
while I touched you with my memories

I saw you out of the corner of my eye next to me
and I stole a kiss from you when you suddenly

turnedto smoke
and I couldn’t reach your shadow
with my lips of sand


III

Ahora
camino por senderos de piel
y exploro arbustos que adornan la rúa de tu vientre  

No hay mapa pequeño
que me lleve a tus ojos
ni brújula que conduzca a tu boca
sin atajos

He atrapado los besos del viento
en mi cintura.
Una danza ondulante de deseos
sobre mi vientre,
un murmullo de pecado delicioso
en el ombligo.
Si, confieso...


III

And now
I walk the path of your skin
and I explore the shrubs that adorn
thenarrow streets of your belly

there aren’t small maps
to take me to your eyes
no compass that would lead to your mouth
no shortcuts

I've caught the kisses of the wind
in my waist.
There is an undulating dance of desires
overwhelmingmy insides,
a delicious murmur of sin
in the center of my belly button.
Yes, I confess ...


De piel y manzanas verdes

Historia nocturna
de piel
y manzanas verdes
dulce aroma
en flor abierta
en tallo suave
hojas
caricias de yerba


De peau et des pommes vertes

Une histoire nocturne
de peau
et pommes vertes
la douce arôme
des fleurs ouvertes
surleur tige molle;
desfeuilles
comme lescaresses des herbes sauvages


La sangre del desierto

I

Es la sangre del desierto 
la que seca los ríos de esperanza

No son dos, ni cuatro, ni doce los muertos…

Esta mañana han sido veinte
se quedaron dormidos en el sueño del injusto
contra los muros de Fe y Vida
de todos los injustos que comen en bacinicas de

plata y droga

Andamiaje de sal y tierra
de coraje
de tumultuarios gritos acallados por la voz del

fuerte

Esta mañana han sido veinte…

no supieron quiénes portaban los fusiles
olvidaron quiénes extraviaron el rumbo
y se enlodaron

Mendicidad humana
mendicidad de las almas
que se fugan en silencio cuando llegan las balas


Le sang du désert

I

C'est le sang du désert
celui qui sèche les fleuves de l'espoir

Il n'y a pas deux, ni quatre, ni douze morts ...
Ce matin il était vingt
ils se sont endormis dans le cauchemar de l'injuste
appuiescontre les murs de Foi et de Vie
de tous les injustes qui mangent dans de pots

d'argent et de drogue

Échafaudages de sel et de terre
de courage
des cris tumultueux s réduits au silence par la voix

du plus fort
Ce matin il y avait vingt ...
Ils ne savaient plus qui portait les fusils
ils ont oublié qui s'était égaré et
ilsse retrouveront boueux

Mendicité humaine
mendicité des âmes
qui s'échappent en silence quand les balles arrivent


II

Es la memoria fría de las calles
el tejido hueco del asfalto
el aullido palpitante de las sirenas
el latido de la ciudad que arrastra sombras
Y luego…
El silencio que abruma
que paraliza las entrañas

El silencio del que calla y sabe
sabe, calla y duerme
en esta ciudad asustada.


II

C'est la mémoire froide des rues
le tissu creux de l'asphalte
les hurlements palpitant des sirènes
le battement de cœur de la ville qui fait glisser les

ombres
Et après…
Le silence qui écrase
qui paralyse les entrailles

Le silence de celui qui se tait et qui sait
celui qui sait, celui qui se tait et qui dort

profondément
dans cette ville effrayée.


 
Dinorah Gutiérrez es licenciada en ciencias de la información con estudios de posgrado en humanidades, especialidad en filosofía de la cultura y en desarrollo humano. Ejerce el periodismo y la comunicación social en prensa, radio y televisión desde hace 29 años. Es locutora y ha prestado su voz para múltiples producciones y películas como La flama sagrada y Mujer descalza. Escribe poesía, cuento y ensayo. Su obra aparece en antologías y revistas de literatura. Es autora del libro Ciudad promesa. Actualmente es conductora del Noticiero Estatal de Radio Universidad, en la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Salvador

sábado, 18 de enero de 2020

Por Alberto Carlos. Concursos y discursos

Arte de Alberto Carlos

Concursos y discursos

Por Alberto Carlos

A las autoridades de Educación Pública les ha dado por decretar la organización de concursos e inaugurarlos con sus correspondientes discursos o arengas para animar a la chavalada. Profesores, alumnos y padres de familia se parten el alma y el presupuesto para salir adelante con los bailables, cantables, recitables, deportes, rondas, escoltas y otros que se me escapan. Esos trotes ya forman parte ineludible del currículum escolar, por órdenes de arriba.
En los deportes no hay problema; se gana por canastas, golpes o puntos y ni hablar, los chamacos asimilan los triunfos y las derrotas, ahora sí que deportivamente. No obstante, a veces hay protestas contra el arbitraje, pero son prietos del mismo arroz. No pocas veces compiten los niños de una colonia precarista que apenas pueden con los tenis, contra bodoques muy bien alimentados de un fraccionamiento popis, lo cual es como ponerlos contra Sanzón a las patadas pero, como dijo el compañero Chincoya, lo importante no es ganar, sino mentarles la madre a los ganadores.
Cuando entramos a las competencias “culturales” empiezan los asegunes.
Donde un jurado, cuyo fallo es inapelable, decide quién ostentará los lauros del triunfo, se patina sobre un terreno con más baches que la 20 de Abajo. Me ha tocado chuparme unos rollos declamatorios tan trasnochados como un velador de multibanco. He visto a los señores jurados conmoverse hasta las lágrimas con Por qué me quité del vicio, como si fuera una sesión de Alcohólicos Anónimos. La Chacha Micaila todavía anda por ahí rompiendo corazones líricos. Algunas recitaciones mal llamadas poesías disque patrióticas, dichas a grito pelado y puño enhiesto, levantan ámpula, crispan las manos y erizan el pelo de los honorables jurados y claro, ahí está el gane, siempre que el competidor (se dan casos) no sea un chamaco preparado y presentado por un profe disidente porque, si es así, no gana ni con México, creo en ti, recitación levantadora de animosidades patrióticas insustituibles.
Aparte gustos y trafiques, el resultado es, en todos los casos, uno o dos lepes orondos por el triunfo y un montón de frustrados por la derrota. A los primeros, una vez premiados, ya no los aguanta ni su abuelita porque se sienten la trompa de la máquina. Ya exigen desayuno especial y privilegios de Premio Nóbel. Los segundos, que ya odian al premiado, acosan con sus quejas a medio mundo, pues consideran ser merecedores y aseguran que les jugaron rudo. Y las mamás de estos no se diga: —tan bonito que mi hijo declamó Mamá, soy Paquito y vino a perder. Claro, tenía que ganar el muchachito ese. Como su papá es influyente y es de una escuela popis...
Algo hay de eso.
En rondas, bailables y escoltas no es muy remoto que los honorables jurados caigan en la finta de un vestuario lucidor. En estos casos, es la lana de los papis la ganadora. Y esto de la lana es otro cuento: hay que ver el sacrificio hecho por los padres excluidos del por cápita para ver a sus retoños concursar más o menos presentables con unas cuantas garritas más el IVA. Encima de eso, ¡perder! no hay derecho. Sé de casos en los cuales los profes, de su propio peculio, han vestido a grupos enteros porque los padres no tienen ni para el camión.
En fin, aquí lo importante es la chaviza participante por decreto para llenar el programa de actividades, la cual no saca nada en claro, salvo, repetimos, que Pepito la hizo y los demás salieron bailando. Aunque hayan bailado bien y recitado mejor. Conformes pocos, inconformes muchos. Cultura... pues depende. Gastos y horas clase perdidas, nomás échele números. Bueno, yo nada más digo, no me hagan caso. Son puras ganas de chupar la sangre.




Alberto Carlos. Artista nacido en Fresnillo, Zacatecas, avecindado en Chihuahua desde la infancia. Con medio siglo de trayectoria, su vasta obra mural, escultórica y de caballete abarcó una diversidad de técnicas y temáticas. Su natural inquietud y amplia cultura lo llevó a incursionar en la literatura y el periodismo, en géneros como la poesía, el cuento, el ensayo, la calavera, el epigrama y la columna, los cuales publicaba en periódicos como el suplemento Tragaluz de Novedades de Chihuahua, El Heraldo de Chihuahua, y en las revistas Tarahumara y Solar.

Salvador

lunes, 13 de enero de 2020

Iliana Villanueva. Escribir un pez



Escribir un pez

Por Iliana Villanueva


Partir
         desde el parto
es innecesario
aunque parece la parte
primera o principal

partir
         solo
una mañana
o tarde
sin saber qué se busca


y al pasar
por la estruendosa bugambilia
es importante que esta no pase
desapercibida
de lo contrario
no pasa nada

mientras el pez
aguarda sin saber
que aguarda

por otra parte
se contorsiona en la arena
como un pez
el mar
y huele a sal a escama a muerte

hay que tomar el tren de las tres
que es el más triste
en ese caso
se recomienda esperar
el de las cuatro
o las cinco
aquí
lo que cuenta es no contar
porque en un lapso
ya partió el tren

y uno se queda
y uno se pregunta
si debe

o uno        
se levanta y sigue
andando por donde no
andan nadando
los peces

y uno
que buscaba sin saber
se encuentra 
en el vitral vacío de sus ojos
de pez
que pende
en la vitrina

Seattle, enero 2020




Iliana Villanueva es licenciada en filosofía por la Universidad de Texas en El Paso, y doctora en literatura latinoamericana, con un enfoque en teoría crítica, por la Universidad de California, en Irvine. Ha impartido cursos de lengua, humanidades, estudios culturales, poesía latinoamericana y literatura mexicana, en diversas universidades norteamericanas, entre ellas la Universidad de Washington, en Seattle. En 1998 publicó su poemario Tuérceles el Dios en la colección literaria Poetazos. Desde entonces, ha publicado poesía y relatos cortos en diversas revistas y antologías en México, Estados Unidos y España. Actualmente es profesora y coordinadora del Departamento de Lenguas Extranjeras en Highline College, en Seattle, Washington.