miércoles, 19 de diciembre de 2018

Giorgio Germont. Hadji Murad

El secreto de Olga
Novela

Por Giorgio Germont

Capítulo 19. Hadji Murad

Cuando los seres humanos escarbamos la tierra en busca de nuestras raíces nos asociamos a hechos y dogmas que fueron asentados hace miles de años por nuestros antepasados. Sería un error ignorar que las diferencias entre Rusia y Chechenia reflejan algo más que una parábola de las pugnas entre el Islam y el Cristianismo. Es la lucha entre la Federacion Rusa y sus componentes fragmentarios sujetos a una fuerza centrífuga innata, que expresan a la vez deseos de independencia y resistencia obstinada a la opresión de Moscú.
En 1852 León Tolstoy se enlistó en el ejército y fue enviado al Caúcaso en el proceso de someter bajo el mando del Czar Nicolás II a las comunidades islamitas de la zona, entre ellas Chechenia. De esa campaña se deriva su obra bi gráfica, Hadji Murad. Los hechos de la vida y muerte del notable guerrero Hadji Murad han sido inspiración de miles de Jihadistas.
Hadji Murad fue un líder de Avaria y Chechenia en el siglo XIX. Un musulmán comprometido con su fe y con su propio lugar en su mundo como líder de tribus en lucha perenne contra Rusia. La inflexible enemistad de Chechenia y de Rusia que se ha observado en el siglo XXI es un espejo idéntico de los hechos relatados por Tolstoy en cuanto a la posición de Shamil, el Imam mahometano de Che- chenia en 1852 y el Czar Nicolás II, soberano ruso a mediados del siglo XIX. En estas ecuaciones solo basta sustituir los nombres de Dzokhor Dudayev y Shamil Basayev y los nombres de Boris Yeltsin y Vladimir Putin para actualizar al siglo XXI la misma pugna.
En su libro, Tolstoy plasma la imagen más nítida para ilustrar el choque de dos voluntades, las embestidas salvajes de dos carneros machos en su afán de asentar su hegemonía. Es decir, la opresión del imperio ruso en sus múltiples versiones a través de los siglos sobre la sangre de la etnia chechena y la obstinada oposición de los oprimidos a rendirse. Por mala suerte geográfica, la etnia chechena habita por miles de años justo al norte de la cordillera del Caúcaso. En la era moderna el paso de los oleoductos por su territorio desde el mar Caspio hasta Moscú le confiere una importancia política y financiera incalculable. Existen muchos intereses creados sobre su destino. Además, después de la flagelación de la primera guerra, y la forma como Rusia le dio la espalda al final de la segunda guerra mundial, la Chechenia de fines del siglo XX estaba fracturada, en bancarrota, poblada por jóvenes desesperados para buscarse un rublo, sin trabajo, abatidos moralmente, dispuestos a cualquier cosa, ya sea en Grozny o en Moscú. La condición endeble de Chechenia en 1996 le hacía imposible de organizar un ejército y fuerzas policiacas que defendieran y mantuvieran el orden público.
Chechenia es geográficamente más accesible a invasiones militares por tierra que, por ejemplo, sus hermanas Georgia y Azerbaiyán, que por su posición geográfica al sur de la cordillera constituyen blancos militares más costosos. En 1991, al declarar su independencia esas repúblicas islamitas del sur, el Kremlin no tuvo otro recurso que soltarles las riendas de su propio destino en vez de proponer campañas militares masivas destinadas al fracaso.
(Continuará).


Giorgio Germont estudió medicina en la UACH, ejerce su profesión en Estados Unidos. Ha publicado tres novelas: Treinta citas con la muerte (2005), Dos miserables entre la luz y la oscuridad, (2011). Ambas recibieron sendos galardones como finalistas de los concursos USA BEST BOOK AWARDS en los años 2007 y 2011 respectivamente. Las versiones en español de la primera, titulada Mis encuentros con la muerte y la segunda con el mismo nombre se publicaron en 2012 por Editorial Perfiles. En 2016 publicó su novela Rayo azul.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Ivette Royval. Alquimista

Alquimista

Por Ivette Royval


ya sé,
mi cuerpo es de fístulas y cicatrices
pero diferente,
pero adorable.

Un ciempiés en llamas se paseó por él
dejando huellas indelebles
y bifurcaciones hermosas.

Existe un fuego irracional
sortilegio para fundir:
almas, esencias, bálsamos…

Pero también:
una virgen desdeñada,
la aridez de su vientre.
Y toda la soledad, toda.



Ivette Royval fue licenciada en administración financiera por el Tec de Monterrey. Desde joven le apasionó la literatura y por esa razón cursó un semestre de letras españolas en la facultad de Filosofía y Letras, estudios que abandonó por motivos personales. Durante varios años fue estudiante destacada en el taller literario de Enrique Servín.

Giorgio Germont. Olga, capítulo 18

El secreto de Olga
Novela

Por Giorgio Germont

Capítulo 18. Amor correspondido, qué dulzura...

David necesitaba un amor para ser feliz. Desde que perdió a Jayme, desde que le ahorcaba el monstruo de la epilepsia y la soledad, David aceptó vivir sin amor. Había perdido la esperanza de entregarse a alguien de esa manera, estaba relegado a la existencia estéril de un solterón deprimido. Su mente inválida lo haría incapaz de cumplir como amante, como esposo o como padre. No era capaz de proteger a nadie, él mismo necesitaba protección. Ese era su peor odio de sí mismo, su fracaso.
A mediados de semana Olga le pidió a David que la llevara a la tienda. Tenía pensado montar una gran cena con recetas de su abuela, estilo ruso de antaño.
Ya lo verás, zakarok, te vas a chupar los dedos con la cena de hoy.
Se le encendieron las pupilas cuando desfilaron por la tienda Randalls, donde había una selección inmejorable de productos alimenticios. La cornucopia de las hortalizas estaba a la vista con unos colores intensos y brillantes: pepinos, limones, cebollas, chayotes, apios, aromas y colores deslumbrantes. Hicieron sus compras y al regresar a casa con sus bolsas, subiendo la escalera, escucharon una hermosa voz que salía de la ventana. Era el sonido de una obra operática. Oh mio bambino caro...
Un tema muy famoso para soprano. David se puso un dedo en los labios y le hizo señas a Olga para que no hiciera ruido. Le dijo al oído:
Es mi amiga Clarissa. Es cantante, está practicando.
Se acercaron con precaución a la puerta y escucharon deleitados la voz de aquella sirena que les llenaba los oídos de dulzura. Luego de un minuto el sonido paró y se abrió la puerta, una joven salía, era Clarissa. Los miró y les dio un tímido, Hola. David la llamó.
Espera un momento Clarissa, te quiero presentar a Olga. Olga, ella es mi amiga Clarissa, de la que te tanto te he hablado.
Olga le dio la mano e hizo una leve reverencia, doblando una rodilla.
Qué lindo cantas.
Las dos se dieron la mano. Clarissa se había sonrojado al instante.
Gracias.
Sus lentes se le habían caído del puente de la nariz.
Dijo algo así como Encantada de conocerlay dando media vuelta, se retiró de inmediato por el pasillo gritando:
Voy tarde al ensayo.
Clarissa era soprano suplente del coro de la Ópera de Houston. Cada vez que montaban una obra, siempre había suplencias de algunos los papeles, en caso que los titulares se enfermaran o perdieran el avión, para poder continuar con la función. Eso hacía Clarissa y además era maestra de primaria.
Entraron al apartamento. Olga preparó una cena digna del Czar Aleksandr. Sopa de papa, piroshki’s, que son empanadas de carne condimentada, envuelta en una masa de hojaldre y doradas en el horno con un brochazo de huevo de aspecto apetitoso y un sabor que hacía agua la boca. Abrió una botella de vodka y le ofreció a David, quien se sirvió medio vaso. Terminó de preparar el banquete y llamó a David a sentarse a la mesa. Estaba muy platicadora, locuaz.
David, quiero darte un millón de gracias por todo lo que por mí has hecho. Aquí está una cena rusa en el mejor estilo, solamente para ti.
Sacó de nuevo la botella del congelador que es donde los rusos guardan el vodka y le hizo un brindis más. De postre le ofreció un combinado de natilla de leche al horno con nueces, delicioso.
Dime qué es lo que estamos celebrando —le preguntó David, un poco animado por el vodka.
Hay que celebrar la amistad. Brindemos por los verdaderos amigos, así como tú y mi amiga Raiza.
Raiza, tu amiga ¿la de Austin?
—Sí, es una amiga del alma, una buena mujer. Nos comunicamos mucho por la computadora. Me acaba de escribir anoche, quiere que la visite. Me ha dado mucho gusto recibir noticias de ella.
Al hacer la sobremesa, la conversación giró hacia su increíble viaje.
No te imaginas, David, cuánto tiempo yo había anhelado hace este viaje. Son casi cinco años desde que empecé a ahorrar mis kopeks para poder hacer los trámites. Ahorrando de mi pobre salario en la escuela y con la ayuda de la agencia de Romance Ruso, me ayudaron con las fotos, la computadora, con todo.
David le dijo que estaba feliz de haberla recibido en su casa. Le confirmó que llegados los tres meses él la iba a acompañar a la embajada para renovar la visa y él mismo sería de nuevo su patrocinador. Olga se levantó de su asiento, dio vuelta a la mesa y le dio un beso en la boca. David había perdido la esperanza de alguna vez volver a hacer el amor, su impotencia era un mal incurable. Pero estaba equivocado. Olga lo besó y de pronto el mundo entero dio vueltas. Olga se sacó el pulóver y sus pechos saltaron a la libertad. David les dio la atención que se merecían de inmediato. Se sintió acariciado por un aroma de mujer que hacía mucho no había percibido. Estaba nervioso pero su miembro varonil respondió de inmediato; le sudaban las manos. La piel de Olga era tan suave como un paraíso de dulzura. Ella lo tomó de la mano y lo llevó a la alcoba. Unos minutos después los amantes se enredaron en las sábanas entre besos y atrevidas caricias. De pronto se escuchó el tono del celular de Olga. “¿Qué?”
David estaba sorprendido. ¿Quién llamaba a Olga? Ella se levantó desnuda de entre las sábanas y corrió a la sala donde estaba su bolso.
Alo, aló.
Dijo algo en ruso y continuó en una conversación con cierto interlocutor que obviamente entendía ese idioma. David permaneció inmóvil, su respiración un poco agitada. Pasaron los minutos y la voz de Olga, muy excitada, no daba señas de terminar la conversación. David se levantó, se echó encima su bata y fue a la sala a indagar la situación tan extraña. Olga se tapaba su desnudez con un almohadón del sofá mientras escuchaba atentamente en su celular. David la miró y le hizo una seña de interrogación levantando ambas manos con la palmas hacia arriba mientras deletreaba con los labios: “¿Q u é   p a s a?”
Olga le contestó sin una palabra asintiendo con la cabeza, y haciendo una seña con la mano que David interpretó como "un momento". Él se sirvió un vaso de agua, fue a la habitación y se puso su ropa interior y el pantalón. La conversación de Olga continuaba y ella misma entró a vestirse también. Luego sacó de su bolso un papel y un lapicero y tomó unas notas. David se quedó sin habla. Tomó asiento a solas en la sala. Olga regresó completamente vestida y se sentó en el sofá con el semblante descompuesto.
—¿Qué pasó Olga?
Es Raiza, mi amiga. Hay un problema.
David escuchó la noticia: la madre de Raiza había fallecido en Moscú. Raiza le pidió dinero a Olga para pagar el funeral. Le dio los datos para que mandara un giro.
—¿Se murió?
Olga explicó que había amanecido muerta en su casa. Se había desplomado a media noche, lo más probable era que un ataque al corazón le había cobrado la vida en un instante. Los dos se quedaron en estado de shock, sentados en el sillón. Pasaron cinco minutos sin decir palabra, Olga se levantó, entró a la habitación, saco un suéter y salió por la puerta con su bolso.
Regreso pronto.
Eso dijo al cerrar la puerta.
Al día siguiente de que murió la madre de Raiza, Olga estaba tomando una ducha cuando David salía al trabajo. Entreabrió la puerta del baño y escuchó que ella dijo, da svidanya, desde la ducha. Esa tarde David se sentó a cenar a solas, de pronto la puerta se abrió y se escuchó la voz femenina.
Hola cariño Olga lo besó tiernamente en los labios—. Salí a buscar los aperitivos para la fiesta del Tsarevich.
Ella se había peinado sus rubios cabellos en una trenza francesa con una peineta al lado. Lucía esplendorosa. Vestía una blusa blanca de manga corta y una falda plisada de cuadros que adornaba sus lindas piernas, se calzó frente a él unas zapatillas sin tacón. David comentó que era una lástima que no pudiera acompañarla, pues estaba preparando los exámenes trimestrales. La congregación de San Pancrasio honraba esa noche al mártir Dimitry Tsarevich, de Rusia, que se celebra el tres de junio. Olga era la encargada de preparar la función litúrgica y ofrecer bocadillos a la concurrencia en el salón parroquial. David le pidió que se diera una vuelta para verla una vez más y Olga con mucho garbo le modeló su atuendo, luciendo sensualmente las lindas curvas, sus encantos femeninos. Antes de cerrar la puerta le dio un beso en los labios.
Sintió celos al dejarla ir sola, pensó que algún pretendiente la esperaba por ahí, algún fortachón pelirrojo como el Boris del portal del internet. Cuando Olga se fue, a David lo invadió una ola de calor que lo sonrojó, le cubrió su pecho y se bajó a su ombligo. El fuego se deslizó entre sus piernas y ahí se anidó quemándole el vientre. David cerró los brazos apretándose a sí mismo y empujó su pecho contra la puerta. Olga, mi adorada... Mmhh Olga.
Era la segunda semana de junio. David retornó tarde a casa del trabajo y encontró una notita: Fui a San Pancrasio, vuelvo tarde. No me esperes. Tu cena está en el refrigerador, Olya.
David se calentó su comida y se dio cuenta de que el atardecer se había apresurado por un nubarrón muy negro que cubría el firmamento. Se puso de pie y se asomó por la ventana. Las aves volaban de prisa en busca de refugio. Un inmenso rayó partió el cielo en mil pedazos, sus dedos eléctricos se esparcían entre las nubes. La tierra tembló. Gruesas gotas de agua no se hicieron esperar. Una tormenta tropical y eléctrica se apoderó de Pasadena. De hecho estaba esparcida por todo el sureste de la metrópoli de Houston. Era en esos momentos que David se daba cuenta que él nunca le ponía atención a las noticias. He ahí por lo tanto que la sorpresa lo estremeció, de seguro que el parte metreológico había anunciado la tormenta desde temprano. David era tan distraído, lo sabía perfectamente bien. En momentos como este se lamentaba por sus defectos. La verdad era que él pensaba que de cualquier forma nadie podía cambiar el clima. ¿De qué servía obsesionarse con las predicciones climatológicas? Además estaban erradas el cincuenta por ciento de las veces. Pero hoy hubiera sido bueno haberle dicho a Olga que se llevara un impermeable y un paraguas. O tal vez haberla llevado a la iglesia y haber hecho un plan para recogerla. Espasmos violentos de lluvia con rayos se sucedieron repetidamente. En la sala del apartamento la lluvia resonaba como una estampida de caballos galopando sobre del techo. Llovía tan fuerte que la lluvia llegaba en oleadas que azotaban la puerta y las ventanas horizontalmente. El aire se colaba por abajo de la puerta del frente. Un gigante del Olimpo estaba de pie en el barrio de Pasadena asustando a los pequeños seres humanos. Los insectos del género homo sapiens, tan vulnerables a los caprichos de la madre naturaleza. David estaba asustado pero a la vez había abierto las cortinas para disfrutar los rayos y maravillarse con la manifestación de poder del fenómeno natural. Terminó de cenar y empezó a preocuparse por Olga. El olor del ozono se infiltraba en el ambiente y refrescaba el aire. Un ventarrón entró por la puerta que se abrió. Olga entró con un periódico mojado cubriendo su cabeza y temblando de frío.
Hola, sakharok, ya estoy aquí, me trajo el sacerdote. ¡Qué tormenta! ¡Dios mío!
Le dio un beso que le mojó los bigotes y se alejó a la habitación para darse una ducha caliente y ponerse el pijama.
Ahora vuelvo amor.
Olga se duchaba. La tormenta había disminuido considerablemente pero el ambiente de fiesta ecológica persistía en la habitación. David sacó el Theremin y acompañó el momento con dulces melodías en el instrumento electrónico. Tocar ese instrumento era más como un estado de ánimo que una cualidad musical. Había veces en que no le sacaba un solo sonido agradable y sin embargo esa noche escogió temas de ópera y la dulce melodía se infiltró en cada milímetro del apartamento. Se concentró en la música con los ojos cerrados y se sumergió en el éter de los dioses. Justo en eso, Olga irrumpió en la sala. Salió de la alcoba y le preguntó:
—¿Qué es eso que estás tocando?
David estaba concentrado, ensimismado:
Es... ópera.
Solo eso acertó a responder. Olga se paró frente a él. Secaba su pelo, estaba metida en la bata azul de toalla de David, esa reliquia que a él le avergonzaba tanto. Se acercó más a él y le dio un beso en los labios.
—¿Qué es lo que tocas? Por favor, por Dios te lo pido, no lo toques más. ¿Qué es?
David not
ó que una gruesa lágrima rodaba por las mejillas de Olga al insistir.
Por favor mi amor. Es demasiado triste me vas a matar de tristeza ¡Deja de tocar, para ya!
Olga le tomó la mano derecha y el sonido se murió lentamente.
Me causa un dolor tan grande... ¿Cómo se llama esa melodía?
Olga lloraba inconsolablemente, empezó a sollozar. David se avergonzó. Apagó el interruptor del aparato y la tomó en sus brazos.
—¿Qué te pasa, Olya? ¿Por qué lloras?
Te lo suplico, no me preguntes por favor. Me ha venido a la mente un recuerdo muy triste. Mi padre tocaba esa melodía. Es famosa, ¿no es cierto?
—Es Casta Diva, la plegaria de Norma la sacerdotisa. Es la ópera de Bellini. ¿La has escuchado Olga?
Ella se quedó sin palabras. Lloraba a mares y escondió la cara entre sus manos. David se sintió culpable y sumamente triste. Apagó la luz. La sentó en el sillón y le trajo un vaso de agua de la cocina. La tomó entre sus brazos y la consoló mientras ella lloraba. Olga le explicó que la melodía le era familiar pues su padre la tocaba en el violín. La escuchó muchas veces de niña, pero ahora, ya de adulta, le causaba llanto y un dolor muy grande. David estaba consternado.
—Ya no llores, mi dulzura.
Olga gritaba y se limpiaba las lágrimas, los ojos enrojecidos. Su respiración se volvió pida y desesperada, trataba de decirle algo.
Es algo muy triste. Ni siquiera te lo puedo contar, me duele recordar y me duele hablar de esto.
Olga se tapó la cara con las manos.
David la sostuvo, la abrazó, esperó a que ella se calmara. Se tardó mucho tiempo, un largo rato. David la mantuvo abrazada sin soltarla un momento. La dejó llorar en su pecho, le dio de tomar agua, le secó las lágrimas y la nariz con las mangas de la bata. Olga se puso de pie y corrió al lavatorio. David la siguió y escuchaba tras de la puerta los alaridos de dolor de una Olga totalmente desconocida, poseída de una tristeza inmensa que David no comprendía y nunca había presenciado. Se sentía culpable por haber causado la tragedia con su interpretación de la triste melodía de la Sacerdotisa de Bellini. Era en realidad un tema conmovedor. David se puso sus pijamas, se sirvió un vaso de whisky y esperó a que Olga se calmara sin interrumpirla, le respetó en silencio su tremendo dolor. Abrió la cama y las cortinas de la alcoba, la lluvia amainaba y aumentaba, los rayos iluminaban la oscuridad de vez en cuando. David se recostó y esperó a que Olga terminara de llorar y le hiciera compañía en la habitación. Olga salió del baño lentamente vestida con la bata, se la quitó en el cuarto y se metió a la cama en una ligera pijama de bikini. Se deslizó entre las sábanas hasta encontrar su sitio. Encontró un nicho entre los brazos de David, anidó su cara en el pecho de él. David la abrazó con ternura, le acariciaba el pelo y le secaba las mejillas en silencio. Olga trató de disculparse.
Lo siento mucho, perdóname por fav...
Pero de inmediato el llanto se apoderó de ella de nuevo y le cortó el habla. Se precipitaron una serie de explicaciones en ruso que David no entendió en abso- luto, le puso la mano en los labios para hacerla callar y le dijo.
No te preocupes amor, no me tienes que pedir disculpas.
Olga dijo:
Es que hay algo que tú no sabes de mí. Es un problema muy grande que tuve yo, un problema muy triste.
Dio rienda suelta a su llanto de nuevo.
Ya no hables, no me debes ninguna explicación —David la apretó fuertemente en sus brazos—. Si esto te hace sufrir tanto, no hablemos más de ello. Es más, yo tengo algo muy triste que decirte también. Tengo un secreto muy grande que por cobardía no te había contado.
Olga lo miró a los ojos con atención, se mostraba preocupada.
—Sí Olga, perdóname, no te he mentido pero no te he dicho del todo la verdad. Lo siento mucho. Yo padezco de una enfermedad muy seria. Sufro de ataques de epilepsia. Me dan espasmos de convulsiones y me desmayo. Es una enfermedad.
Ella le dijo:
Epilepsiya, sé lo que es. Dan ataques súbitos, se pierde el conocimiento.
David le confirmó que ese era su gran problema porque además le causaba impotencia sexual. Que se sentía culpable de no habérselo confesado desde el principio. Confesó que no le gustaba hablar de eso ni que nadie supiera.
El mal me causó mucho daño. No te lo puedo contar todo. Fue muy doloroso. Era septiembre de 2004. Perdí mi trabajo, me quedé en la calle, se destruyeron los planes de mi boda y muchas cosas más. Fue una pesadilla. Pero más que nada me arrebató la tranquilidad, me quitó el gusto de poder dar una carcajada feliz, sin una sola pena en el mundo. Porque ahora nunca sé cuándo me va a dar el ataque de nuevo, me preocupa a diario y me arruina mi vida íntima.
Olga asintió con la cabeza y miró hacia abajo. Sus ojos estaban muy abiertos, repitió entre dientes:
2004, septiembre, cuando me pasó aquello terrible a mí también.
Su respiración se hizo irregular y profunda, era una serie de suspiros. Después de unos minutos con voz quebrada le dijo a David:
Yo digo nada, pero sufre mucho. Yo no puede hablar de este. Pero tú debes de saberlo. Yo pierde un hijo. Es mi secreto muy terrible. Era un angelito de nueve años. Él muere en un terrible incendio hace siete años. Yo piensa en mi hijo todos los días, a todas horas. Por las noches hablo con él, le rezo mucho y me contesta. Me dice que me quiere y que me extraña Por favor no pregunta nada más. No puedo hablar de este. ¡Es demasiado dolor!
Olga derramaba lágrimas mientras David la consolaba entre sus brazos. La hizo beber un sorbito de agua y le dijo:
—Olga, cariño, no me debes pedir disculpas y no es preciso que hables de eso que te causa tanto dolor. Qué increíble que los dos estábamos sufriendo al mismo tiempo. Pero mi desgracia no es nada comparada con la tuya. No hables ya de eso, yo te guardo tu secreto y ahora tú sabes el mío, prefiero no darte más detalles y nunca te voy a preguntar nada de tu hijo. Te juro que me da mucha tristeza. Lo siento mucho por ustedes dos. Dios te bendiga. Yo guardo tu secreto aquí —y se tocó el pecho. Luego se quedó callado y la sostuvo entre sus brazos tiernamente hasta que se quedaron dormidos juntos.
Habían sellado un pacto de silencio entre los dos. La tormenta y los pájaros habían sido testigos de estos dos pequeños niños que entre lágrimas se habían confesado lo más doloroso y sensible que guardaban en su corazón. La tormenta selló el pacto de la confesión. La lluvia azotaba las ventanas, el cielo rugía en su terrible poder, indiferente al sufrimiento de las creaturas de Dios; la madre naturaleza mostrando su habitual indiferencia al sufrimiento.
(Continuará).

 
Giorgio Germont estudió medicina en la UACH, ejerce su profesión en Estados Unidos. Ha publicado tres novelas: Treinta citas con la muerte (2005), Dos miserables entre la luz y la oscuridad, (2011). Ambas recibieron sendos galardones como finalistas de los concursos USA BEST BOOK AWARDS en los años 2007 y 2011 respectivamente. Las versiones en español de la primera, titulada Mis encuentros con la muerte y la segunda con el mismo nombre se publicaron en 2012 por Editorial Perfiles. En 2016 publicó su novela Rayo azul.